NEWS

AT MOTIA KHAN THINGS HAPPEN ALL THE TIME. HERE WE ARE GOING TO POST THE NOVELTIES OF THE SCHOOL, OF THE CHILDREN AND OF THEIR FAMILIES. IF YOU WANT THE MINUTE TO MINUTE, YOU CAN CONTINUE IN INSTAGRAM THE ACCOUNT @bonaerense

IMG_20180809_144625.jpg

NEWS ABOUT SULTANA

El lunes 6 de Agosto nos confirmaron la cirugía para Sultana. Ese mismo día nos dijeron que no podría ser gratis porque estaban colapsados y que si queríamos podíamos esperar un mes o dos y no nos cobrarían nada. Ya teniendo todo en marcha decidimos avanzar y pagar los 430 euros de la cirugía más la internación. Sultana estaba animada y contenta. Pasé la noche en el hospital con ella y su hermana mayor y nos hicimos amigos de otros dos pacientes y sus familias. Al día siguiente a las 3 de la tarde Sultana entró a la sala de operaciones. Estaba nerviosa y le pedí que visualice su nueva casa y su cuarto: su cara cambió por completo y entró de la mano de la enfermera con una sonrisa. Luego de tres horas de cirugía nos avisaron que todo había salido bien. Sultana estaba muy mareada por la anestesia y pasó una noche de mucho dolor y llanto. Al día siguiente logramos que le dieran calmantes y que le sacaran las vendas. Cuando vio el ilizarov se asustó pero ella sabe que este es el camino a su mejoría y además es una niña muy valiente. Aprendió los ejercicios que debe repetir tres veces por día y no se queja de sus molestias. Cuando llegó el momento del alta, estaba ansiosa por conocer su nuevo hogar. Fue muy lindo verla entrar a su nueva casa, lo único que repetía sin parar es "Mam bahut bahut thank you" "muchas muchas gracias". Ahora es importante equipar su casa con juegos y también pensé en comprar una tele. Siete meses como mínimo va a pasar con el ilizarov y probablemente sin salir mucho de casa. Por eso no alcanza con tener una maestra particular y algunos juegos de mesa: tiene que estar entretenida para pasar este tiempo lo mejor posible.

Gracias de corazón a todos los que ayudaron a Sultana y a los que la tienen en sus pensamientos.

IMG_20180811_151450.jpg

NOUVELLES DE SULTANA

Le lundi 6 août, nous avons confirmé l'opération pour Sultana. 
Le même jour, ils nous ont dit que cela ne pouvait pas être gratuit car ils etait colapsé et que si nous voulions, nous pourrions attendre un mois ou deux et ils ne nous couterait rien. 
Après tout, nous avons décidé d'aller de l'avant et de payer les 430 euros pour la chirurgie et l'admission. Sultana était animée et heureuse. J'ai passé la nuit à l'hôpital avec elle et sa sœur aînée et nous sommes devenus amis avec deux autres patients et leurs familles. 
Le lendemain, à 3 heures de l'après-midi, Sultana entra dans la salle d'opération. Elle etait nerveuse et je lui ai demandé de visualiser sa nouvelle maison et sa chambre: son visage a complètement changé et elle est entrée de la main de l'infirmière avec un sourire. Après trois heures de chirurgie, ils nous ont dit que tout s'était bien passé. Sultana était très étourdie par l'anesthésie et a passé une nuit de douleur et de pleurs.
Le lendemain, nous l'avons reussi a qu’on lui donne des analgésiques et à enlever ses bandages.
Quand elle a vu l'ilizarov, elle avait peur, mais elle sait que c'est la voie de son amélioration et elle est aussi une fille très courageuse. Elle a appris les exercices à répéter trois fois par jour et ne se plaint pas de son inconfort. Au moment de la sortie, elle était impatiente de connaître sa nouvelle maison. C'était très agréable de la voir entrer dans sa nouvelle maison, la seule chose qu'elle répétait sans s'arrêter était "Mam Bahut Bahut thank you" "merci beaucoup". Maintenant, il est important d'équiper sa maison de jeux et j'ai également pensé à acheter un téléviseur. Elle va passer au moins sept mois avec le ilizarov et probablement sans sortir de leur maison. C'est pourquoi il ne suffit pas d'avoir une enseignante et des jeux de société: elle doit se divertir pour passer cette situation le mieux possible.

Merci sincèrement à tous ceux qui ont aidé Sultana et ceux qui l’ont dans leurs pensées.

 
gopi.jpg

GOPI LEARNS TO READ

Gopi perdió a su mamá en 2015 a sus 3 años. Con su papá se volvieron inseparables y Gopi lo acompañaba a trabajar: se quedaba junto a él mientras Lalu trabajaba como vendedor ambulante. Si bien su papá quería cuidarlo y tenerlo cerca, en dos oportunidades Gopi estuvo en peligro y su papá entendió que la calle no era un buen lugar para él, sino que su hijo tenía que ir a la escuela y disfrutar del día con niños de su edad. Hoy gracias a nuestros suscriptores Lalu puede comprar mercadería para vender y su hijo puede aprender a leer y escribir en nuestra escuela.

 
novedades6.jpg

NEW STUDENT AT MOTIA KHAN SCHOOL

Mamta tiene 15 años y la conocemos hace unos años ya que trae todos los días a sus sobrinos a la escuela. Es muy tímida y durante todo este tiempo nunca se animó a decirnos que quería venir a la escuela. Tampoco se animó a hablarlo con sus padres. Ellos no creen que las niñas tengan que ir a la escuela y por eso Mamta ni sus hermanas saben leer ni escribir. Por suerte este año Mamta se decidió y convenció a sus padres para que la dejen estudiar. Hoy está feliz en Motia Khan School y la idea es ayudarla con clases personalizadas para que pueda avanzar a su ritmo y cuando esté lista pase al grupo de la tarde, donde están la mayoría de las chicas de su edad y donde seguro se hará muchas amigas. Mamta, además de pelear por tener un lugar en un aula, tuvo que pedir a sus padres que no la casen antes de los 18 años. Esperamos que su presencia en la escuela y su nuevo grupo de pertenencia la ayuden a estar fuerte y ser firme ante las presiones de la familia.

novedades5.jpg

WOMEN UNITED AND EMPOWERED BY MOTIA KHAN

En Motia Khan School pensamos en hacernos fuertes juntos. Siempre supimos que sin la ayuda de la comunidad no podríamos llegar a abrir nuestra escuela y menos tener una cantidad de alumnos como la que tenemos. No basta con tener ganas ni apoyo económico: la comunidad, los vecinos tienen que aceptar la propuesta y acompañar el desarrollo. Desde que eramos una escuelita para treinta niños, allá por noviembre de 2014, soñábamos con crecer y poder ofrecer puestos de trabajo a las mamás de los chicos. Estas mujeres nunca habían tenido una experiencia laboral positiva ya que además de trabajar largas jornadas los salarios eran bajos y el ambiente de trabajo no era el mejor. Otras eran directamente explotadas y maltratadas. 

De a poco fuimos creciendo y con ese crecimiento necesitamos más personal: cocinera y ayudante de cocina, encargada de limpieza y promotora de salud. Con mucha alegría convocamos a mujeres que conocíamos porque son las mamás de nuestros alumnos y ellas no solo se volvieron parte del equipo y disfrutan de un trabajo bien remunerado y con beneficios sino que sienten que por primera vez su esfuerzo es valorado. Para nosotras es un placer tenerlas en nuestro equipo y día a día comprobamos que el éxito de nuestra escuela tiene mucho que ver con el cariño y la solidez de nuestro staff. Siempre decimos que más que compañeros de trabajo somos una gran familia.